jueves, 31 de mayo de 2012

Sistemas antivaho para vidrio templado y sin templar

Un vidrio se empaña cuando el aire húmedo entra en contacto con la superficie fría del vidrio, haciendo que el vapor de agua (que está en el aire) se condense en la superficie del vidrio.

Son distintas las ubicaciones en las que podemos encontrar un vidrio empañado: ventanas de edificios, ventanas y parabrisas de coche,  neveras o muebles expositores de los supermercados, espejos del baño, etc.
Para evitar que un vidrio se empañe, existen distintas soluciones  que varían en función de las necesidades de cada sector. Estas soluciones van desde utilizar un vidrio con cámara, a utilizar un vidrio con capas, aplicar serigrafía térmica en la superficie del vidrio o incluso a utilizar vidrios laminados especialmente diseñados para evitar que el vidrio se empañe, entre otras.  

  • Vidrio con cámara: Consiste en un acristalamiento aislante formado por dos o más vidrios separados entre sí por cámaras de aire deshidratado u otro gas, consiguiendo un excelente aislante térmico y acústico. Se trata pues, de un acristalamiento que elimina el efecto de “pared fría” en las zonas próximas al acristalamiento y consecuentemente una reducción de las condensaciones.

  
  •  Vidrio con capa: Es un vidrio cuya superficie ha sido sometida  a un tratamiento  metálico (de pulverización de partículas de óxidos y metales nobles, parcialmente plata). Con este tratamiento se busca  reflejar la radiación térmica, sin perder por ello el aspecto incoloro del vidrio.

            Existen dos tipos de tratamiento o en este caso revestimiento:
    • Vidrio de Capa Dura
    • Vidrio de Capa Suave

La diferencia entre ambos reside en el método en el que se han fabricado y en su efectividad.  El vidrio de Capa Dura es menos efectivo en términos de “reflejar la radiación térmica” que el de capa suave. Por el contrario, la capa dura es un vidrio de mayor seguridad ya  que es templable (endurecido), mientras que en el caso del vidrio que lleva la capa suave no se puede realizar tal proceso de endurecimiento.  Por otro lado, el vidrio con tratamiento capa suave necesita emplearse en una unidad de doble acristalamiento aislante ya que la cara tratada con el aire se oxidaría, mientras que en el caso de la capa dura eso no es necesario.

Este tipo de vidrio es utilizado mayormente en los sectores de la construcción  (bajo emisivo con capa suave para ventanas) y el sector industrial (vidrio bajo emisivo capa dura en  puertas de las neveras y bufetes expositores de los supermercados, etc.).
  • Serigrafía térmica en la superficie del vidrio. A través de una pintura esmaltada que se funde en el vidrio durante el proceso de templado, se crea un circuito eléctrico que genera calor. Con ese calor se consigue calentar la superficie del vidrio y consecuentemente evitar que haya condensación del vapor de agua.  Para poder generar calor el vidrio ha de estar conectado a la corriente eléctrica.
Este vidrio se utiliza en el sector de la automoción por su gran eficiencia (luneta trasera de los vehículos).  También se utiliza en zonas donde el cambio de temperatura entre el vidrio y el aire ambiental es muy brusco así como  en países nórdicos para las puertas de los fingers.


  • Laminados térmicos.  es un acristalamiento de seguridad compuesto por dos o más vidrios unidos por medio de una o varias láminas de butiral de polivinilo (PVB), material plástico de muy buenas cualidades de elasticidad, transparencia y resistencia.




A diferencia de otros vidrios laminados, este tipo de PVB está desarrollado específicamente para que el vidrio no se empañe. Se trata de un PVB que está conectado a la corriente y genera un calor  homogéneo en la superficie del vidrio con el que evitar, al igual que la serigrafía térmica, que el vapor de agua se deposite en la superficie del vidrio y la empañe.

A diferencia del vidrio templado con serigrafía térmica, el vidrio “laminado anti vaho” no lleva ningún tipo de serigrafía con lo que evitamos tener líneas en la superficie del vidrio que impidan una buena visualización a través de él.  Además, con este sistema podemos crear vidrios templados y laminados con los que conseguir un grado de seguridad óptimo.

Este vidrio se puede utilizar en múltiples aplicaciones, así como en los frontales y laterales de los coches, en puertas o ventanales de las casas, frio industrial, etc.  

  • Otras. Existen otras soluciones como son las láminas anti vaho autoadhesivas  que permiten calentar la superficie del vidrio y evitar que este se empañe. El único inconveniente de este sistema es que al ser una lámina autoadhesiva  convierte el vidrio en una superficie casi opaca. Por ese motivo este sistema acostumbra a utilizarse en los espejos de los baños (se sitúa en la parte posterior del espejo y se conecta  a la corriente).

          
Como resumen, en función de la aplicación donde las condiciones ambientales puedan empañar el vidrio, podremos optar por la tecnología antivaho que más se ajuste a las necesidades a cubrir.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada